20 de junio dia Mundial de los Refugiados

«No se trata de compartir una carga, sino de compartir una responsabilidad mundial, basada tanto en la idea general de que todos somos humanos como en las obligaciones muy específicas contraídas en virtud del derecho internacional. Los problemas fundamentales son la guerra y el odio, no las personas que huyen. Los refugiados se cuentan entre las primeras víctimas del terrorismo.» — António Guterres, Secretario General de la ONU

El Día Mundial de los Refugiados constituye una expresión de solidaridad con las personas que han sido desarraigadas de sus hogares por la guerra o la persecución.

Las cifras más recientes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, el ACNUR, indican que al menos 65,6 millones de personas, 1 de cada 113 miembros de la familia humana, han sido desplazados por la fuerza dentro de sus propios países o a través de las fronteras.

Desde Olacacia, creemos que es fundamental y necesario que la literatura en este aspecto ayude a empatizar y a comprometerse en la Defensa de los Derechos Humanos.

Os dejamos los siguientes cuentos:

Akim Corre. La artista belga Claude K. Dubois intenta hacer comprensibles a los niños las traumáticas vivencias de la guerra y de la huida de la misma, que actualmente es una realidad para muchas personas, tomando como ejemplo la suerte del pequeño Akim. Como una catástrofe de la naturaleza, la guerra llega a la sencilla vida del chico . Akim se queda en medio de un paisaje de desolación hasta que alguien lo lleva de la mano y es arrastrado por los que huyen.“No es el breve texto, sino los dibujos los que impresionan.

 

Camino de mi casa. Camino de mi casa narra en un estremecedor tiempo verbal pasado todas aquellas cosas que una niña encontraba camino de casa: el banco donde se sentaban los abuelos, el buzón, el parque infantil, la escuela, un árbol, la fuente… Nada de todo aquello permanece en pie, ni siquiera su casa. Todo ha quedado reducido a escombros.
De una forma lírica y desgarradora, el texto nos habla de la situación de desamparo en que nos deja una guerra y la tristeza que embarga a los refugiados.

 

El Cartero de Bagdad. Estamos en Bagdad; la ciudad atravesada por el Tigris, la que aparece en los cuentas de Las mil y una noches, la que hoy resiste bajo las bombas, entre fuegos cruzados. La gente vive vigilando el cielo, las escuelas han cerrado y los niños ya no juegan en las calles. Ajeno a todo, lbrahim reparte el correo en su motocicleta . En un bolsillo lleva una misteriosa carta que se ha propuesto entregar cueste lo que cueste. XVIII Premio Ala Delta.

 

 

El Color de la Arena. A Abdulá le gusta que le cuenten historias, leer y jugar. Pero lo que más le gusta es hacer dibujos en la arena. Desde su mirada inocente, este niño narra el drama de su pueblo, sin apenas darse cuenta de ello. Es la tragedia de todos aquellos que se ven forzados a vivir en campos de refugiados.

 

 

El Gato Errante. ¿Quieres concoer quiénes de esperanza están cargados? …. Se llaman REFUGIADOS. Un libro en verso, que tiene recomendaciones al final para poder trabajar conceptos de refugio, inmigración.

 

 

 

Trenfugiados. Las guerras, el terrorismo y los desastres naturales provocan movimientos migratorios masivos. Cientos de miles de personas se ven obligadas a huir de sus países en busca de una vida mejor y, por desgracia, sigue ocurriendo actualmente. Pero ¿cómo viven este fenómeno los niños? ¿Qué saben de ello? ¿Qué opinan? En este emotivo álbum, José Campanari y Evelyn Daviddi dan voz a los más pequeños, porque ellos tienen mucho que decir al respecto, y mucho que enseñarnos.

 

 

El Viaje. El relato en primera persona del tortuoso periplo que emprenderá una familia para escapar de los horrores de la guerra para poder formar un nuevo hogar. ¿Cómo explicar a un niño lo que se siente al tener que huir de casa por la guerra? «El viaje», de Francesca Sanna, es uno de los más esperados y bellos álbumes infantiles del año. El relato en primera persona del tortuoso periplo que emprenderá una familia para escapar de los horrores de la guerra e intentar encontrar un lugar en el que formar un nuevo hogar, evitando la gran cantidad de peligros que acechan en cada paso del camino. Una fábula que es también una historia real, son muchas historias reales, cuyas imágenes logran acercar y hacer comprensible lo inimaginable. Los ojos de un niño nos guían a través de la oscuridad en busca de los colores de un futuro mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *